sábado, 9 de enero de 2016

El salto de la montés II

 
                 La vida en esta foto se cumple y la protagonista de hoy, en ella. Haciendo un ejercicio de agilidad supera el obstáculo con indiferencia, con asombrosa tranquilidad y toda ella encaja en su entorno, en su hábitat con muchos de sus iguales, sin necesidad de ser aceptado por que no le hace falta. Las personas, a diferencia de los seres vivos, necesitan sentirse integradas, cumplirse o cumplir con la sociedad, aún intuyendo que todo es confuso, que todo es caos o ambicionar algo que realmente no les llena y a pesar de todo, siguen adelante, porque es lo que hay que hacer, porque es en lo que nos han educado y que para eso vinieron a este mundo y porque al final, nos han prometido una meta, que en realidad no existe y donde nos recibirá el abrazo amargo de la frustración. Mirando al de al lado, pensando seguro que es más feliz que nosotros mismos sin darse apenas cuenta que todos piensan lo mismo. Después de este paréntesis se puede decir intelectual, hay que decir que el macho de la entrada de hoy, subió por la pared casi vertical que le enfrentaba con la misma facilidad con la que superó la valla.
 
 
 
 
Saludos a todos.

viernes, 1 de enero de 2016

Mar de nubes II

 
                    Jornada otoñal desde las alturas trevenqueanas, finales de Octubre y las últimas luces cayendo sobre el aún, desierto de nieve, macizo nevadense. Creo que es de sobra conocida por todos, sobre todo por fotógrafos, o por lo menos en mi caso, que la mejor época en lo que a las luces se refiere en general y en particular, de amaneceres y atardeceres, es el otoño. Por eso, muchas son las mañanas y  tardes, en las que salgo con la esperanza de encontrar este tipo de estampas. En busca de las tan deseadas monteses o de la flora primaveral exclusiva de Sierra Nevada, hay momentos en los que hay que  dejar a un lado tan preciado tesoro fotográfico y disfrutar, por breves momentos, con los que nos deleita nuestro Parque Nacional. Ojalá, que fotografías como ésta o la de miles de aficionados a esta maravillosa afición o la naturaleza, sirvan para concienciar en algo, al resto de personas que salen cada fin de semana, y que, en múltiples ocasiones, no en todas, por supuesto, dejan su zona de acampada o comida familiar, hecho unos zorros, como se suele decir.
 
 
Saludos a todos.