domingo, 15 de octubre de 2017

La playa de las monteses




                 Admirable la capacidad de adaptación de estos mamíferos. Presente en casi toda la geografía granadina, estos ungulados son visibles tanto en las cotas más altas de Sierra Nevada como a escasos metros de la playa. Tanto unos como otros enclaves aportan sensaciones diferentes al fotógrafo. Las altas cumbres con las nieves, no tan perpetuas ya debido al cambio climático, la sensación de frescor y el verde primaveral de las múltiples especies endémicas del macizo nevadense tranquilizan nuestro interior adolescente y como no, el sonido del romper de olas junto con las siluetas de las jóvenes monteses, nos retrotraen quizás, a tiempos mejores, donde todo era más simple y sencillo. Pero en cualquier caso, el amor y el cuidado por nuestros campos, sierras, picachos, playas, sigue intacto, inalterable y por siempre.


Saludos a todos.






sábado, 16 de septiembre de 2017

Sueños de otoño




              Silencio absoluto en la media montaña nevadense. Sólo una ligera brisa que mece los árboles nos distrae de nuestros pensamientos. Como en cada salida fotográfica, en cada paso, antes del alba, surgen oportunidades con las primeras luces que nos regalo uno de nuestros más destacados representantes del macizo, siempre generoso en su  devenir, incluso las nubes de un color rosa infantil parecen haberse colocado en el justo lugar para proporcionarme, proporcionarnos, esta ofrenda cercana a los dioses. Mientras, también en silencio, aún en la casi plena oscuridad, hace acto de presencia el Trevenque, símbolo impertérrito de Sierra Nevada, acogedor enclave de nuestra tan renombrada fauna y flora y que conforma una gran tesoro biológico que todos debemos proteger, cada uno en su pequeña parcela de vida, como si de un pequeño juguete que recibimos con la mirada ilusionada de un niño.


Saludos a todos.









sábado, 2 de septiembre de 2017

Montés en la sombra



                Hoy de nuevo comienza la mañana en el Barranco de San Juan (Parque Nacional de Sierra Nevada), con un grupo de unos veinte ejemplares, entre machos jóvenes, hembras y sus respectivas crías. Algunos de ellos llevan en su cuello un radiotransmisor de seguimiento. En un primer momento las enfrento, siguiendo el carril que desciende hasta el mismo barranco, ya me han visto y están bastante confiadas, así que sin dejar de andar, más rápido ellas que yo, las observo en paralelo en continua ascensión. Mientras, durante mi costoso andar por las crestas nevadenses, observo las primeras luces que empiezan a pintar las laderas de mi derecha, por lo cual me adelanto al numeroso grupo enfrentándolos una segunda ocasión, con la intención, ya pensada en mi cabeza, de siluetear alguno de ellos, en este caso una hembra tímida y recelosa, que me permitió por unos instantes realizarle algunas imágenes, como la que da paso a la entrada de hoy. 



Saludos a todos.






lunes, 10 de julio de 2017

Silueta en el Barranco de San Juan



                   Con las últimas luces bañando las lomas del Barran co de San Juan, este ejemplar de cabra montés, pensativa, duda la dirección a tomar. A pesar de estar muy presente en todo el macizo, hay que tener cierta dosis de suerte para "siluetear" a estos ungulados y congelarlos en la posición ideal, aquella donde su cuerpo se vea en su totalidad y no esté solapado por alguna roca o rama, que reste mensaje a la fotografía, una imagen tranquila y relajada, que no de acción (salto o pelea) que sirve como muestra de la representante más conocida de nuestra fauna nevadense.




Saludos a todos.




lunes, 17 de abril de 2017

Montés al amanecer



                  Hola de nuevo. La insistencia, la perseverancia, es el secreto de la fotografía de naturaleza. Es una máxima ya conocida por todos y la entrada de hoy es el fruto de aquélla. En muchas ocasiones he imaginado esta estampa, los primeros colores del amanecer, el rosa mezclado con un azul casi turquesa y en primer plano la imagen del ungulado más representativo de Sierra Nevada, la cabra montés y que ya conoceis casi mi obsesiva persecución fotográfica de la misma. Al fondo, podeis observar, por su perfil indiscutible, la Boca de la Pescá, con sus 1.518 mts de altitud.



Saludos a todos.




domingo, 12 de marzo de 2017

Atenta mirada



                   Mañana de domingo en la baja montaña nevadense con escasas expectativas con respecto a las monteses, dada la cantidad ingente de personas que visitan esta zona en concreto del Parque Nacional de Sierra Nevada durante el fin de semana. En esta zona de la serranía andaluza, este portentoso ungulado carece de la confianza hacia los humanos que posee, por ejemplo en las cercanías del Mediterráneo, haciendo en muchas ocasiones que nuestros anhelos monteseros se vean frustrados y sólo nuestra mirada permita congelar en nuestro cerebro, una huida veloz dejando tras de si una nube espesa de polvo. En la imagen de hoy, sólo la lejanía confieren al fotógrafo la oportunidad de esta bella y sencilla imagen, alejada de los primeros planos, prefiero una imagen compositiva, con más fuerza, donde la protagonista destaque en su entorno.


Saludos a todos.